Olga Carbó, psicóloga y coach catalana, nos cautivó primero con su sonrisa, luego demostró sus dotes profesionales llenando nuestro estudio de buen rollo. Como no podía ser de otra manera, el buen feeling se tradujo en una imagen alegre, joven y clara: una sonrisa amplia como símbolo y su nombre a palo seco, sin adornos supérfluos.

En breve vuelve a visitarnos para comenzar nuevos proyectos, entre ellos su web personal. ¡La esperamos ansiosos!