Tenía ganas desde hace tiempo de traer a esta ventana al mundo, que es el #17, un post positivo, unas líneas que puedan hablar de las bondades de nuestra profesión (que las hay, aunque a muchos os venza la desesperanza en momentos puntuales) y de gritar a plena voz que todavía hay esperanza en esta preciosidad de oficio al que dedicamos sangre, sudor y lágrimas.

Hace unos días buscando uno de los posters que se expusieron en "#39 Creadores de lo cotidiano" (muestra que tuvo lugar el año pasado y que exhibió lo más granado del diseño cántabro en el Casyc), me encontré con un cartel que ya entonces (cuando estábamos organizando la exposición) me llamó poderosamente la atención. Se trataba de un póster que pertenece al portafolio del estudio de diseño "La Caja de Tipos", y que fue creado para uno de los concursos de carteles que la marca Heineken organiza anualmente para ser imagen de el Festival de Jazz de San Sebastián, más concretamente para la edición número 45 del Heineken Jazzaldia.

El afiche en cuestión resume el espíritu del festival con una sutil y casi perfecta metáfora visual, que bien podría haber realizado Joan Brossa o el mismísimo Daniel Gil. Unir gráficamente la cultura del "pintxo" con el bagaje musical donostiarra es algo que puede resultar fácil y sencillo de primeras (que fácil parecen siempre las cosas una vez vistas), pero hacerlo con la elegancia y la exquisitez utilizadas por la gente de "La Caja de Tipos" está, en mi humilde opinión, al alcance de muy pocos.

Desafortunadamente para Ander y María (integrantes de La Caja de Tipos) el cartel no resulto ganador en aquella edición, cosa que mi mente no llega a comprender y menos después de curiosear el afiche vencedor, cosas del marketing supongo, pero bueno allá Heineken y sus decepcionantes elecciones.

Bueno, a lo que iba, el ver aquel póster me hizo pensar en aquellos jóvenes tímidos y educados (La Caja de Tipos) y me propuse intentar averiguar qué era de ellos y en qué andaban metidos en este momento Ander y María. Afortunadamente Google me echó un mano y en cuanto tecleé nombre comercial me mostró varios enlaces. Pinche el primero de ellos y rápidamente accedí a la sección que tienen en Behance.

Había oído por ahí que estaban muy centrados en las invitaciones de boda, y nada más acceder a la web me di cuenta que no andaba muy desencaminado. El mundo de las bodas es algo que no me llama demasiado la atención, pero bueno, si el trabajo es bueno (a mi en particular) me es igual que la temática esté rodeada de tules blancos, flores y colas de chaqué que de pechos de silicona, depilados brasileños y el látex más perverso, para mi lo importante es el resultado final.

Como navegando por la web suelo ser una persona pulcra y ordenada, pulsé sobre el primero de los trabajos y después de un par de segundos de carga, me di cuenta que se trataba de la invitación que Ander y María habían realizado para su propia boda. ¡Coño, mira que bien! Pensé para mis adentros y me dispuse a profundizar en el trabajo.

Aun hoy, después de unos días, no soy capaz de describir el gusto que me dio ver tamaño proyecto. La invitación es simple, preciosista y como la gran mayoría de los trabajos de estos chicos, sutil, muy sutil. Está realizada con un gusto exquisito (que es como el valor en la mili, se presupone cuando juntas buenos profesionales del diseño con una boda), y pensando en la decepción que supuso para mi la Guía Turística de Ribamontán al Mar, casi me hace llorar.

Me pareció un trabajo tan redondo, tan lleno de amor a la profesión y de buen hacer, tan exquisito que pese a la tentación que supone el despiezarlo página a página, no me siento con la categoría suficiente para hacerlo. Prefiero que lo veáis y juzguéis vosotros mismos, lo podéis admirar aquí, espero que os guste.

Muchos podrán pensar que este es un trabajo fácil, que en un "trucho" es siempre muy fácil lucirse, que cuando se trata de "autopromoción" todo vale y cualquier cosa funciona; bueno pues a esos yo os digo: ¡que de eso nada! Reto a cualquiera a que me envíe su propio "trucho*" y os juro que si me impresiona tanto como este, os hago la ola a dos manos y lo muestro durante un mes en la portada de nuestra web; a ver quién tiene pelotas!!!!!!

Son cosas como estas las que hacen que te crezca el corazón por dentro, las que provocan que sientas verdadero orgullo por desarrollar una profesión tan bella e interesante como la nuestra; son este tipo de momentos inesperados los que te piden un esfuerzo por ser aun mejor, por profundizar en tu trabajo, por intentar conseguir la perfección, por alcanzar ese nirvana creativo que todo profesional del diseño busca a lo largo de su carrera; en fin… ver y admirar trabajos y resultados tan buenos como el que Ander y María conceptualizaron, diseñaron e imprimieron para su enlace matrimonial hacen que uno no pierda la esperanza al sentir que todavía hay jóvenes que pueden salvar nuestro oficio del más absoluto de los desastres, ese que que antepone los billetes, la berborrea y la ignorancia al buen hacer.

Poco más, solo felicitar tanto a Ander y a María por su enlace, y desde luego enviarles mi más sincera enhorabuena por su invitación de boda, quizás la mejor que he visto y posiblemente vea en mi vida. Espero que si leéis esto y os toco la fibra me podáis hacer llegar un ejemplar. Gracias chicos y una vez más enhorabuena!!!!!!!!!

logo p

 

Juan José Pérez del Molino, 17
39006 · Santander (SPAIN)
Tel. 942 07 50 05 · This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

To receive our newsletter, please enter your details below